Rincón de animación: Gerald McBoing-Boing

Otto

Una vez más es domingo y para clausurar la semana, como de costumbre: un corto. Se trata de Gerald McBoing-Boing, la entrañable historieta de un niño con un talento especial.

Gerald_McBoing_Boing-791966627-large

El corto tiene subtítulos en español (y bien) en las opciones del vídeo. Lo digo por si tenéis problemas a la hora de entenderlo directamente del inglés.

Ficha en FilmAffinity

Hay que reconocer que el talento del pequeño Gerald para reproducir sonidos es espléndido. No emite palabras, pero ningún efecto de sonido se le resiste. Lástima que no todos sepan apreciar ese talento. Menos mal que al fin consigue encontrar algo idóneo para él.

La moraleja del cuento es tan simple como la historia en sí. Muchas veces, a las personas con un talento único se las etiqueta  como bichos raros o casos perdidos; al igual que Gerald, incomprendido y el objeto de burlas de los demás. Son distintos a la mayoría de la sociedad y por tanto, si no se adapta, no tiene cabida en ella. Pero, afortunadamente, al final todos tenemos un sitio donde encajar.

Este corto, dirigido por Robert Cannon, se hizo con la estatuilla del Óscar al mejor corto de animación en 1950. Siendo uno de los primeros cortometrajes animados en hacerse con la estatuilla sin pertenecer a una de las grandes. Hasta ese momento, el monopolio principalmente lo tenía Disney. Aunque en los últimos años, tanto las producciones de Metro-Goldwyn-Mayer (con Hanna-Barbera a la cabeza y su Tom & Jerry) y las de Warner Bros. (con las famosas mascotas de F. Freleng y C. Jones), se llevaban todos los premios. Aunque la productora United Productions of America (UPA) también empezaba a despuntar con sus cortometrajes de Mr. Magoo, no consiguió el preciado premio hasta el corto que nos acontece. Gerald McBoing-BoingThe milky way (1940, Rudolf Ising) fueron los primeros casos en quitarle el puesto de honor a las grandes productoras y sus animadores de prestigio (muchos de los cuales han pasado al Olimpo de los animadores). De hecho, hasta 1959 no se empezó a ver en los premios cortos independientes o de productoras menores y/o extranjeras, con sus múltiples y tan variopintos cortos.

El porqué de hacerse con la estatuilla dorada viene muy posiblemente a que por fin se empezaba a ver animaciones de calidad y de temática muy variada. Hasta el momento, como he mencionado, la temática era muy similar entre sí: Disney y sus cortos de la Silly Symphonies, la MGM con Tom & Jerry y la Warner con Bugs Bunny, Silvestre, Piolín y toda su disparatada pandilla. Todos muy similares entre sí. The milky way lo consiguió por ser el corto estilo Silly Symphonies pero sin ser Disney y Gerald por ser totalmente rompedor en todo, tanto en tema como estilo.

Ahora centrándome un poco en el personaje de Gerald McBoing-Boing, he de decir que tanto el personaje es obra del Dr. Seuss. Theodor Seuss Geisel (1904-1991) fue un escritor y caricaturista, famoso por sus libros infantiles escritos bajo el seudónimo de Dr. Seuss. Quizá poco conocido por estos lares, o a aquellos que no estén puestos en la literatura infantil, pero que sus obras sí que nos son muy conocidas. El Dr. Seuss es el “padre creador” de personajes como el Grinch, Lorax, El gato en el sombrero y Horton. Más de uno ha tenido su versión animada, tanto en cortos como largometrajes e incluso adaptación a largometraje de “carne y hueso” como el caso de El Grinch (película del 2000, dirigida por Ron Howard y protagonizada por Jim Carrey).

Al final me he desvariado tanto que apenas he escrito sobre el corto en sí. Pero pienso que hay veces que no está de más contar un poco la historia tras los cortos o la historia de la animación en sí. Como en todo, si se conoce la trayectoria y los procesos de la misma, creo que se llega a entender mejor el porqué de los cortos (o el éxito de algunos de ellos). En fin… alguna vez tenía que escribir algo más técnico y me temo que ha sido en esta. A lo mejor hasta algún día de éstos hago un intento de “la historia/trayectoria de la animación”. Ya se verá con el tiempo…

Acerca de Faran Kugimae

Un extraño espécimen que se pasó la infancia correteando ladera abajo cual Heidi, aunque más tarde decidió entretenerse dando brincos entre las setas, cortando hierba con una espada, montando a caballo y aprendiendo cosas variopintas como la alquimia o los diálogos de sus películas clásicas. Luego, desapareció una temporada, pero nadie sabe a dónde fue. Muchos creen que a entrenarse en su especial habilidad de perder el tiempo de manera sobrehumana. Actualmente sigue mejorando esa habilidad en cualquier campo posible, mientras planea la dominación mundial para su querido trío de waifus.
Esta entrada fue publicada en Animación: Otto y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s